viernes, 9 de noviembre de 2012

Ya llego Navidad


Ya llego Navidad,
al menos para mí está maravillosa fecha ya entró en casa y es que no me puedo resistir a las luces, adornos, arboles, pesebres que poco a poco van invadiendo el comercio y las casas de mi ciudad y si no estoy equivocada del mundo entero.

Cuando pienso porque me gusta tanto surgen varias respuestas, la primera tal vez por haber nacido un 28 de diciembre, como mi papá, mamá y sobrina que también nacieron en diciembre y el odioso a principios de enero antes de reyes. Otra razón me encanta dar regalos soy de las que prefiere dar a recibir y eso me llena de satisfacción poder obsequiarle a mi familia un detalle en cada Navidad, dar sin esperar nada a cambio. Y tal vez la razón más poderosa es ver la alegría de la mayoría de las personas, una alegría que se contagia, que hace que los corazones vibren al compas de los villancicos y de la música de antaño que se repite cada año como si fuese el último hit, pero que no pasa de moda y cada vez se escucha mejor. Una alegria que se ve y se siente cuando se te salen los ojos y el olfato busca con anhelo los buñuelos, la natilla, las hojuelas, el dulce de tomate de árbol o cuando salen de la olla los crujientes chicharrones y esperas sentada al pie de una hoguera poderlos disfrutar. O cuando el 7 de diciembre sales a la calle y prendes las velitas porque ese día pasa la virgen a bendecir nuestro hogar y luego el 16 en familia rezas la novena y pides con devoción al niño que viene en camino, que se te cumplan todos tus deseos.
Si por eso y por mucho más es me encanta la Navidad.