sábado, 4 de mayo de 2013

Que donde deje el caballo?,


Que donde deje el caballo?,
!hay¡ lo que hay que oir cada vez que uso botas, y es que aunque parezca increíble este tipo de calzado por estas latitudes causa más desconcierto que gusto, no entiendo porque no se pueden llevar en ciudades con climas cálidos, acá también llueve y a cántaros, aunque yo las llevo por la sencilla razón de que me fascinan, por eso cada que me vuelvan a decir lo del caballo, pues ni me daré por aludida.
Buscando buscando encontre estás botas divinas de Stradivarius, me tienen encantada.

-------------- MdP -------------