miércoles, 26 de febrero de 2014

Hay las botassssssssssssss.


Hay las botasssssssssssssssss,
mientras se hace mi crema de zanahoria, digo mía, no por la receta sino porque la estoy haciendo y la verdad me sorprende el grado de entusiasmo con que últimamente cocino, bueno eso es mucho decir un pollo al horno, una papas chorreadas y la crema de hoy, uffffffffff cuidado hace alguito más; mientras la hago y me siento toda una cocinera me pongo mi delantal (yo casi nunca cocino, es mas que obvio por lo que estoy contando), pero tengo delantal él delantal, se me viene a la mente mi madre diciéndome constantemente ´´mujer que no cocina, no cose y no le gusten las matas es hombre´´, huyyyyyyy que cantaleta la de doña Nubia, claro como no, le decía yo,  esto me lo decía ya después de tanto insistirme que aprendiera alguno de estos oficios, porque no había poder humano que me entusiasmará hacer algo de esto, buuuuuuuuuu, pero afortunadamente los tiempos cambian y ahora es muy normal ver los hombres hacer todos estos oficios y lo mejor que lo hacen con gusto y amor. Bueno tengo que decir en mi defensa que he ido soltando la mano, que me meto ahora más a la cocina que ya no sólo hago el famosísimo soufflé de atún de la familia, que tengo una preciosa orquídea que ya esta sacando su quinta flor y que le coso los calcetines al Odioso, jajjajajajjjjj.
Se me olvidaba, como cada vez me parece más ñoño montar una fotografía de un caprichito de esos a los que una sucumbe, quise ambientar un poco mi entrada de mis adoradas botas, lo de las fotos ñoñas lo voy a seguir haciendo. Pero aquí  están y llegaron de Paris.

-------------MdP-------------