martes, 1 de abril de 2014

Por una cartera...


Por una cartera...
cuantas de nosotras hemos perdido la cabeza por una cartera, ese encantador objeto de deseo que siempre nos trae locas, aunque hay unas más que otras, siempre hay una mujer en este mundo buscando el bolso ideal, llámese cartera, satchel, barrel, clutch, shoulder, mochila, tote, bowling, hobo, bandolera o carriel, de todos los estilos, tamaños y colores.  Eso sí,  no falta casi en ningún guardarropa el bolso heredado, el regalado, el nuevo, el chollo, el de segunda, el vintage y casi todas tenemos el bolso para cada ocasión, para ir a trabajar, para ir a una fiesta, para ir a la playa, al campo, a la universidad, de compras, hasta para el mercado hay que tener un bolso. Muchas de nosotras ahorramos durante varios meses o hasta años para darnos un caprichito de estos que se han convertido en un verdadero objeto de culto.
Desde hace días tenía la necesidad (ejem) de comprarme un bolso azul, busqué bastante y estuve muy tentada de comprarlo cada que veía uno que me gustaba, pero no no me deje tentar tan fácil.
El domingo pasado almorzamos fuera de casa, y aprovechamos la salida para hacer algunas compras y porque el Amiguis si necesitaba unos zapatos, entramos a T.K.maxx en Buchanan Street, a buscarlos. Cuando bajamos por las escaleras fue apareciendo a mi izquierda la sección de bolsos, fue tanta mi emoción que seguí caminando como si nada, pero como si algo y de la nada por una cartera casi pierdo literalmente mi cabeza, me di un guarapazo (golpe, choque, impactó) en la cabeza, con la máquina que ponen en la entrada y que suena, que quede atontada, boba, lela, y mientras el Amiguis se probaba no se cuantos pares de zapatos, a porque a ellos no les gusta ir de compras pero cuando van se lo toman muy enserio, pero como yo andaba en la luna ni me di cuenta, cuando termino fuimos a la sección de belleza y es que nos gusta muchos los jabones franceses que venden allí, pero ni eso me aterrizaba, luego y sin ningún obstáculo en el camino ya me fui a la sección de los bolsos, y sin ir más allá el Amiguis encontró el bolso azul de mis sueños, un poco costoso, pero bueno valió la pena y con accidente y todo, ya tengo mi cartera.

------------ MdP------------