miércoles, 11 de febrero de 2015

¡Tiffany!


¡Tiffany!
Un pequeño pajarito que volara las próximas semanas a Londres me pregunto que si me gustaban las joyas marcadas, pues creo que el pajarito canto más de la cuenta, porque perfectamente hubieran marcado el corazón y yo tan tranquila, pero me alegro que me haya preguntado porque la verdad no me gusta nada,  mi argolla de matrimonio sí, pero en otras joyas u objetos me parece como que no y aunque este muy de moda eso de personalizar accesorios, me acuerda cuando estaba en el colegio que todo era marcado así lo pedían, uniformes, cuadernos, libros, colores, bueno todo. Yo pienso que como son objetos clásicos y atemporales no necesitan ser alterados para mi pierden parte de su esencia. Otra pista del pajarito es que me dio a entender que mi regalo de San Valentín no llegará para el próximo sábado. Pero de que llega, llega.

Estoy impresionada... mejor dicho sin palabras. 


----------MdP----------